Mi Visión Artística

MI VISIÓN ARTÍSTICA
 
   Pinto con agua porque en el agua está el origen de la vida.
Cosmogonía(mapa)
   Utilizo la acuarela para mis cuadros intuistas porque considero que en el agua está el origen de la vida… o eso es lo que intuyo. “El arte no existe sin la vida… Si el arte es belleza, la belleza es vida” (Gaudí). La acuarela -con un estilo muy personal- me permite conseguir colores muy vivos, muy puros. No pinto a la acuarela con el estilo tradicional o convencional. La clave de mi manera de pintar no es sólo el color, sino, principalmente y esencialmente, la luz; pues sin luz no hay color. En definitiva intento intuir el color (como en mi cuadro “Colorintuición”), pero sobre todo la luz… Los colores vivos e intensos –como veremos más adelante- relacionan mis cuadros con el “fauvismo” y, en parte por “la temática”, hasta cierto punto con el “surrealismo”, si bien como decíamos más arriba, la pintura intuista es la búsqueda de una “supra-realidad”, de un “supra-realismo” que hay que intuir (“Intuismo”).
  Quizás el primer pintor intuista haya sido Wassily Kandinsky, el iniciador del arte abstracto o arte “concreto”, como él dice, tras una primera etapa “impresionista”. “Las obras ‘normales’ de la pintura abstracta brotan de la fuente común a todas las artes: la intuición.” Escribe este autor y sigue diciéndonos: “En el arte todo es cuestión de intuición… Lo artísticamente verdadero sólo se alcanza por la intuición… Es la intuición quien da vida a la creación… La libertad puede ir hasta donde alcance la intuición del artista. Se comprende cuan necesario es el cultivo y el cuidado de esa intuición… La intuición con la que nace el artista es el talento evangélico que no debe enterrar… La intuición debe ser el único juez, guía y armonizador de toda traducción o integración de la forma puramente abstracta”, etc. Su primer cuadro abstracto es una acuarela (1910) y pudiera considerarse una auténtica obra intuista así como sus obras “Improvisaciones” y, sobre todo, las “Composiciones” a las que dedica más tiempo. Por este motivo he iniciado el estudio de este autor. Un siglo después de su primera edición (1912) he leído con detenimiento su obra “De lo espiritual en el arte” y otras. Quizás en otro momento podamos dedicarle un comentario más extenso y detenido. Y aunque la pintura intuista abarca tanto lo abstracto como lo figurativo o cualquier tipo de técnica artística, la mayoría de mis cuadros son figurativos, pero sin renunciar a la composición abstracta o concreta. También Juan Gris (José González) tuvo una etapa que pudiéramos considerar intuista: “la cualidad o la dimensión de una forma o un color me sugiere la denominación o el adjetivo de un objeto. Yo no conocía nunca por adelantado el aspecto de un objeto representado” (1923). Posiblemente lo iba intuyendo a medida que pintaba…
   En otro campo de las artes, tal es la arquitectura, podríamos considerar como arquitecto “intuista” por excelencia a Antoni Gaudí: “La silueta de un monumento depende exclusivamente de sus estructuras. Por ello debemos una absoluta fidelidad a nuestra intuición, pues ella sabe lo que nosotros no sabemos y descubre inmediatamente si una línea es legítima o no lo es, si es conforme a las leyes naturales o no lo es.” Nos dice este visionario arquitecto y continúa: “El espacio es intuición infinita, visión de Dios…
Catedral espacial El arte es la belleza y la belleza es el resplandor de la verdad sin la cual aquel no existiría. Para poseer la verdad hay que estudiar las cosas a fondo. La belleza es la vida, que se manifiesta en la forma humana por el movimiento.” Gaudí a medida que avanzaba en sus obras iba improvisando numerosas variaciones según su intuición… “La Sagrada Familia” gaudiana es “un compendio de toda la doctrina de la Iglesia”, una “summa teológica” en piedra; así que podríamos considerar al genial arquitecto, dado su profundo fervor religioso, como “Doctor de la Iglesia en Piedra”. O es lo que me parece intuir de su obra y su vida…
   Previamente a los cuadros con acuarela iniciados en 1998 empecé a hacer dibujos a bolígrafo “intuistas”: sin una idea previa garrapateaba hasta que los garabatos iniciales me hacían intuir un dibujo concreto, una realidad específica. Algo parecido al “automatismo” de los surrealistas. Después refiné el estilo utilizando el color con las acuarelas. Y éstas, en suIMG_0001 contexto intuista, deberían suscitar en el espectador un estado de bienestar, de optimismo que le haga más agradable y llevadera su vida cotidiana.Cualquier obra de arte debería suscitar sentimientos positivos en quien la contempla, aunque la temática sea dramática. Cualquier obra artística (pintura, escultura, fotografía, música, etc.) debe hacernos intuir una “supra-realidad” trascendente que nos eleva por encima de lo mundano. Somos seres racionales que utilizamos nuestra razón para conocer el mundo material que nos rodea y del que formamos parte. Pero, también, somos seres intuitivos y deberíamos utilizar nuestra intuición para vislumbrar otras realidades no mensurables, las espirituales, y no sólo para presentir o prever ciertos acontecimientos. La intuición del artista le hace ser creativo. Pero no sólo para crear un objeto bonito o atractivo sino “transcendente”, que nos hace buscar otra realidad. El artista pinta en principio con su mente y utiliza un pincel o cualquier otro instrumento inactivo para realizar su obra.
 El Arte nos debe unir para el bien de la Humanidad. El arte debe crear en el ser humano sentimientos no sólo de belleza sino, además y también, de bondad, solidaridad, respeto, unidad… En definitiva de Amor. Pero ¿qué es el arte? Considero que la manifestación humana que más nos acerca al Creador, al Absoluto… Creo en el Arte, tengo fe en el Arte… El artista debe ser continuador del Creador y ponerse a su servicio como hijo suyo que es, como pequeño creador que continúa su Obra Magistral. “La verdadera obra de arte nace misteriosamente del artista por vía mística” (Kandinsky). De modo que el arte –y  la cultura en general- nos debe hacer ver un universo que se basa en el propio ser humano y no en un mundo económico. El valor de una obra de arte no es sólo económico sino, esencialmente, espiritual, trascendente. Aunque le asignemos, por sus características artísticas, tantos y tantos millones o céntimos de lo que sea… su  valor “real” es muy distinto. Considero que una obra de arte debe ser única y exclusiva, quien la posee tiene “un tesoro”… pero no sólo un tesoro económico… Es “un tesoro” para la Humanidad.
   “Una obra de arte es fruto de la capacidad creativa del ser humano, que se cuestiona ante la realidad visible, busca descubrir su sentido profundo y comunicarlo a través del lenguaje de las formas, de los colores, de los sonidos… El arte es capaz de expresar y hacer visible la necesidad del hombre de ir más allá de lo que se ve, manifiesta la sed y la búsqueda del Infinito. Más aún, es como una puerta abierta hacia el Infinito, hacia una belleza y una verdad que van más allá de lo cotidiano. Una obra de arte puede abrir los ojos de la mente y del corazón, impulsándonos hacia lo alto… ¡Cuántas veces cuadros o frescos, fruto de la fe del artista, en sus formas, en sus colores, en su luz, nos impulsan a dirigir el pensamiento a Dios y aumentan en nosotros el deseo de beber en la fuente de toda belleza!” (Joseph Razinger, 2011). Me imagino o intuyo que mis “obras de arte intuistas” buscan abrir los ojos de la mente y del corazón para ir más allá de lo que se ve en la búsqueda del Infinito, en definitiva del Absoludo o Lo Inteligente. Quisiera ser como un humilde y sencillo pincel en la mano del Absoluto…
   El primer destinatario de la obra de un artista es el propio artista… Pero mi obra no me pertenece. Es de toda la Humanidad, de todos los seres humanos, hombres y mujeres, del pasado, del presente y del futuro… ¿Del pasado? Pues, quizás sí… ¿Quién sabe? A lo mejor nuestras acciones del hoy han influido de algún modo misterioso en el pasado… Dentro del Absoluto no existe el Tiempo; mejor dicho en el Absoluto no hay tiempo sólo Ahora.
IMG_0735
   Cuando pinto mis cuadros siempre pongo un personaje o un “ente” en el margen inferior izquierdo del cuadro, como si contemplara el cuadro o “la visión” del mismo. Quizás porque tema que nadie “entienda” lo que pinto… ¡Ni siquiera yo mismo! Y, quizás, por eso “alguien” (¿imaginario?) mira siempre el cuadro pero, al mismo tiempo, formando parte de él… Es importante para ver una obra de arte el contemplarla desde distintos puntos de visión. De ese modo podremos tener una visión diferente según la perspectiva que utilicemos. Así cuando miro la “Cabeza de Payaso” de mi cuadro “Intuismo I” parece como si estuviera sonriente o bien incluso triste según la perspectiva de visión que utilice… Intentaré “explicar” más adelante algunos de mis cuadros. En general mis cuadros están constituidos por una composición general en las que intervienen “composiciones  menores” –como diría Kandinsky- que bien podían constituir por sí solas una “gran composición”. Pero todas ellas forman la composición intuitiva global. Siguiendo a la Psicología de la Forma: El todo es más que la suma de sus partes. Por tanto, la esencia del cuadro es el todo, la composición global, aunque las composiciones menores o parciales que lo integran puedan, a veces, sugerir tanto o más que todo el cuadro. Sin embargo, insistimos que es todo el cuadro la “intuición” global-esencial.

A partir del año 2000 mi labor pictórica no ha sido siempre continua y se verá muy limitada por mi propia labor profesional como ginecólogo, además de por otros factores. A partir de 2007 me propuse pintar, al menos, un cuadro por año dado que dedico bastante Mirada (detalle)tiempo, en general, a su elaboración. Pero, independientemente de esto, lo importante es que siga con esta “visión intuista” de la vida y que pueda transmitirla al resto de las personas. No pretendo pintar muchos cuadros, ni hacerme famoso con ellos. En principio, tampoco venderlos… Son como “mis propios hijos” y me va a costar mucho desprenderme de los mismos y no sin una clara razón humanitaria y de ayuda a los demás… Ya veremos. De momento quiero crear inquietudes en otros artistas para que se inicien por los caminos de la intuición en “movimiento intuista”… En lo sucesivo intentaré “explicar”, sucintamente, algunos de mis cuadros aunque siempre será el espectador quien debe intuir y “explicarse” lo que ve. O mejor, simplemente, contemplar el cuadro y deleitarse, zambullirse en el mar de colores en busca de la belleza…

   ¿Son “proféticos” algunos de mis cuadros? Pues no lo sé… Me imagino que no. No son pretenciosos. En algún caso me he visto sorprendido. Así el cuadro de 2008 (“Nueva Dimensión”), el del 10º Aniversario de los “Intuismos” o del “Intuismo I”, tiene el habitual personaje que “mira” el cuadro desde el ángulo inferior izquierdo: en este caso un niño astronauta negro… Pensé o intuí este personaje y lo pinté en honor del primer presidente negro (o mulato) de los Estados Unidos de América y del primer piloto negro que gana el mundial de F-1, ambos en 2008. La nube del cuadro convertida en dedo (¿divino?) señala al pequeño personaje… Posteriormente me quedé muy sorprendido al conocer la noticia ¡en abril de 2009! de que el reciente elegido director de la NASA era el astronauta Bolden de raza negra…
Nueva dimensión (detalle)

La luz es uno de los elementos esenciales para el arte. Además según la luz podemos intuir situaciones o realidades muy diversas e incluso distintas a las que los sentidos nos presentan. Un descubrimiento importante lo hice a través de una foto a contraluz por la tarde en el monasterio de Poblet (Tarragona) en 1999 y que luego me premiaron en un concurso. Mi idea al realizarla fue el intuir el arco gótico del claustro, que se reflejaba en el suelo como una sombra, al ser cortado por el arco de medio punto central… El juego de luz y oscuridad, el contraluz, es espectacular junto con un conjunto de arcos en profundidad y unos arbustos. Lo asombroso -y oculto a los ojos- es que según la intensidad de luz que incida en la fotografía estamos en un momento distinto: de día si la iluminación es la normal o de noche -como con luna llena- si la iluminación o la intensidad lumínica es escasa… En definitiva intuir la luz como clave de nuestra existencia, de nuestro momento vital… No es lo mismo vivir sin luz que con ella… Así la Luz nos permite ver el color de la vida y seguir el camino de la Verdad…

Foto (luz int)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s