Intuismo Cultural: Bases

EL INTUISMO CULTURAL
   Como apuntábamos arriba se trata de un Movimiento de búsqueda de la Verdad –búsqueda dinámica- que engloba toda la actividad cultural o actividades culturales del ser humano: arte, literatura, cine y teatro, música, etc. Es pues un movimiento que abarca diversos aspectos culturales desde la perspectiva de la intuición como forma de expresión artística y como búsqueda de realidades “metafísicas” que deben ser intuidas más que experimentadas.
Intuismo III (detalle)
   El mundo de lo espiritual puede que sea una de esas realidades metafísicas, aunque bien puede ser, igualmente, un mundo plenamente “físico” y “material” pero en otra dimensión distinta a la que vivimos en nuestro quehacer cotidiano y que, precisamente, debemos intuir… La moderna Física Cuántica nos hace entrever ese otro “mundo metafísico” que podíamos intentar desvelar a través de la intuición o de lo que llamo o podíamos llamar “intuismos”. Mis cuadros pretenden ser “intuismos” de ese mundo intuitivo pero real, también físico de alguna manera. Están influidos, en parte, por corrientes artísticas como el fauvismo y el surrealismo con su “automatismo”, pero buscan otras cosas.

   Como decíamos se puede equiparar el Intuismo a un “Supra-realismo” en cuanto intuimos una “supra-realidad”, por encima de nuestros sentidos y de la acción experimental. Un Supra-realismo que nos eleva por encima de nuestra experiencia del mundo exterior, de lo cotidiano, de lo vulgar o habitual, de todo lo que nos rodea; de nuestras preocupaciones, de nuestro desasosiego mundano, de lo trivial… Pero, también, nos hace vivir el momento presente como único, valorando las pequeñas cosas de cada día: una flor, un pájaro, una puesta de sol, una sonrisa, una dulce melodía, el sabor de una fruta, la fragancia del campo en la mañana, el sonido de un arroyo, el calor de una hoguera y… hasta el trabajo cotidiano, a veces duro y tedioso… así como el propio sufrimiento, que forma parte de nuestra existencia. Por eso en fotografía me gustan los contrastes y los contraluces: los claro-oscuros… A través de algunas de mis fotos también pretendo hacer “intuismos” o hacer intuir otras realidades o cosas. La vida es un perpetuo claro-oscuro, una perpetua simbiosis entre la luz y la oscuridad. Tenemos momentos luminosos, plenos de luz, y otros oscuros, ensombrecidos. Momentos de alegría luminosa y momentos de triste oscuridad. La música también nos los presenta: alternan los allegros con los adagios… Aunque a todos nos gustan más los allegros. Mis relatos cortos suelen ser también “intuistas”, o, al menos, intento hacer intuir esas otras realidades que nos “rodean” o que “están” pero no las vemos… Ese otro mundo trascendente al que, de alguna manera, estamos llamados. El Intuismo nos debe ayudar a superar situaciones difíciles y dolorosas, siempre trascendiendo el dolor humano con esperanza… Mi foto a contraluz de un ventanal en una pequeña iglesia asturiana, por el que la luz ilumina unas hermosas flores en un tenebroso entorno oscuro, es un claro exponente de esta visión de la vida.Ventana de Esperanza Ante la más absoluta oscuridad y desazón siempre hay una ventana de luz, símbolo de la esperanza, que nos ilumina como a ese ramo de flores, símbolo de la vida. La Luz, ese otro misterio que hay que intuir…

   El PrincipioIntuir, intuir, intuir… ¿pero qué? ¿Ese otro mundo supra-real? Puede, pero sobre todo al Absoluto, al Todo, Lo Inteligente o La Inteligencia… ¿Dios? Intuir al Espacio, que no ocupa lugar, en el que “vivimos, nos movemos y existimos”, como dirían los filósofos griegos y que Saulo de Tarso menciona. Pero el Absoluto no es estático sino Movimiento por sí Mismo y en sí Mismo… es Dinámico por sí Mismo y en sí Mismo… Su Dinamismo es misterioso para nosotros. La Física sólo lo puede “intuir”, nunca comprender ni aprehender. Entonces, ¿el Intuismo no es para los ateos…? También es para ellos, para todos… Es, completamente, independiente de las creencias y las religiones. Los ateos, igualmente, pueden ser “intuistas” e intentar intuir la Realidad Absoluta como indiqué en la entrevista “Descubriendo el Intuismo”. Comenté, también, que un cristiano debería de intentar intuir la “Realidad del Dios Uno y Trino” y que más adelante comentaré. Pero el ser humano es, en cierto modo, intuista por naturaleza, independientemente de su religión: cristianismo, judaísmo, islamismo, budismo, ateísmo, agnosticismo…¡nihilismo!… etc., etc. Y es que la mayoría de las religiones buscan la unión del ser con el Absoluto. “Decía el escritor Saint Exupery que “lo esencial está oculto a los ojos de los hombres”, a los sentidos… Así “Lo Esencial” o la Esencia de todo debe buscarse por la intuición, debe intuirse.
   El Intuismo no es, por tanto, una religión, ni una filosofía más. El término “movimiento cultural” sería, quizás, lo más apropiado. Tampoco tiene que ver con el pensamiento o movimiento masónico o ideología teosófico-masónica; aunque un masón, como cualquier persona, puede seguir el movimiento intuista. El tema de la Masonería lo traté en mi única intrusión en el mundo cinematográfico con mi película “El secreto de la Logia” (1996) de difusión muy restringida.

   El Intuismo Cultural está abierto a todo tipo de ideologías que estén dentro de los límites de la dignidad y el respeto humanos. De hecho el Intuismo debe proteger y potenciar, al mismo tiempo, al ser humano, centro del Cosmos. Y nos referimos a cualquier ser humano o inteligente que pueda habitar en cualquier parte del Universo o Universos posibles. Así, en sintonía platónica, el ser humano “debe tender a asemejarse al Ser Absoluto”, es decir, a la Inteligencia Perfecta, el Bien Universal, “principio, medio y fin de todas las cosas”. Y, por continuar la senda neoplatónica con Plotino, procurar intuir al Uno como primera y última causa -por encima de la razón y el conocimiento- de todo: mundo, alma y seres humanos. Y así nos planteamos otra importante cuestión para ejercitar nuestra intuición: ¿qué es el Tiempo… sino la conciencia de uno mismo…? El ser conscientes de nuestra existencia es la medida del Tiempo. “Pienso, luego existo…” Pero también y primero: “Existo, luego puedo pensar”. Y es, precisamente, el pensamiento, la inteligencia, lo que
nos hace singulares en el Cosmos al ser conscientes de nosotros mismos y al hacernos intuir que nos asemejamos a Lo Inteligente…Foto (tempus fugit)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s