COSMOGONÍA.

COSMOGONÍA. Ian Joseph Garpal, 2009 (70 x 50 cm.)

8457556463_6efe09a18f

In memoriam de Charles H. Townes (1915-2015)

2015: Año Internacional de la Luz

El 25 aniversario del telescopio espacial Hubble (24-IV-2015) es quizás un importante motivo para hacer ya el comentario al cuadro “Cosmogonía” pintado en 2009, si mal no recuerdo el Año Internacional de la Astronomía. Ese año se celebraba el 400 aniversario del inicio en 1609 de las observaciones con los primeros telescopios realizadas por el astrónomo italiano Galileo Galilei (1564-1642) que describiría en su obra “Sidereus Nuncius”. Aunque he de confesar que me daba cierto respeto el intentar este comentario pues el cuadro nos deja muchas, muchísimas incertidumbres… ¡Cuántas cosas nos puede hacer intuir todavía…!
Aunque el telescopio orbital Hubble y sus futuros sucesores nos abren los ojos a los sitios más recónditos del Universo, todavía quedarán lugares del Cosmos inaccesibles a cualquier telescopio y que sólo podemos intuirlos… ¿Realmente a través del cuadro podemos intuir algunos de aquellos lugares del Cosmos o Multicosmos que nunca seremos capaces de ver o experimentar? No sé… Quizás el cuadro nos hace intuir un Cosmos Diferente pero Real y también material, físico… ¡Lleno de Color en un inmenso Fondo Oscuro! ¡La Energía Oscura! ¡Miles de millones de galaxias brillantes y luminosas en una inmensa oscuridad…!
La Cosmogonía se refiere al “conocimiento del Cosmos”, a “la teoría de la formación del Cosmos o Universo”, del origen del Mundo Material… a la teoría del “Big Bang” o Gran Explosión como origen de un Cosmos en expansión acelerada desde hace unos 15000 millones de años… Y, quién sabe, al final la “Cosmo-Agonía”, o bien la teoría del “Big Rip” o Gran Desgarramiento o desintegración de toda la Materia… Podríamos decir que el Tiempo se ha detenido porque el Movimiento se ha parado… Las Galaxias alejadas, aceleradamente, unas de otras ya no se ven ni se registran… Parece como si formaran parte de otros mundos, de otro Universo… El espectro rojo galáctico apenas se percibe ya o ya no es captable… Ha desaparecido. El final es imperceptible. Sólo la Intuición, la Conciencia de uno mismo continúa en otra Dimensión… “Nueva Dimensión” (ver cuadro pintado en 2008). ¿Podríamos hablar de una “Cosmogonía Intuista”: la intuición del Cosmos no mensurable o, bien, una visión intuitiva del Cosmos Total desde la perspectiva del Intuismo?
¿Existen los “agujeros de colores”?
La Astronomía nos habla de “agujeros negros” en el Cosmos (J. Wheeler,1967). También de posibles “agujeros blancos” que, al contrario que los negros, dejan escapar materia y energía cósmica en lugar de absorberla. Estos podrían ser el “reverso temporal” de los agujeros negros. A su vez los agujeros blancos podrían ser la “salida” de los negros en otro Universo paralelo o Cosmos posible. A saber… Y que ambos agujeros podrían, también, estar conectados por posibles “agujeros lumbricoides o de gusano”. A saber… Pero qué hay de “agujeros azules”, “rojos”, “amarillos”, “verdes”, “marrones”, “violetas”, etc. Es decir ¿existen “agujeros de colores” en el Cosmos? Y si así fuera ¿qué función o qué significado tendrían? A saber… Quizás haya que intuirlos… O simplemente no existen o han dejado de existir… O son pura poesía pictórica…
El cuadro representa la intuición de todo el Cosmos (o los Multi-cosmos según la teoría de las multi-explosiones), tomando como punto de partida simbólico la teoría astronómica medieval de las 7 Esferas, que en el mismo cuadro atraviesan en diagonal de izquierda a derecha o viceversa. Fue el médico, canónico y célebre astrónomo polaco Mikolaj Kopernik (1473-1543) quien descubriera el movimiento rotatorio de la Tierra y su rotación alrededor del Sol. Sus descubrimientos fueron expuestos en su obra casi póstuma “De revolutionibus orbium coelestium” (1543). Aunque, quizás, deberíamos pensar e intuir que el “Centro” del Universo lo constituye no la propia Tierra como se creía en la antigüedad, sino el propio ser humano con su inteligencia e intuición. En el cuadro “Cosmogonía” todo el Cosmos o Universo (o los Universos posibles) está limitado por el Color Amarillo que representa el Absoluto como “Espacio Pandimensional”, si se me permite esta denominación intuista. Y es que, como ya apuntábamos en otro momento, “El Espacio es lo que no ocupa lugar…” Intuimos que si el Cosmos está en expansión acelerada según la teoría del “Big Bang” tiene que hacerlo en otro espacio o, quizás, otra dimensión… Una Dimensión Especial, aunque física, pero que se rige, probablemente, por otras leyes físicas que no conocemos…

La idea de la Gran Explosión y de la “expansión del Universo” se debe al astrónomo y sacerdote católico belga Georges Lemaître en 1927. Fue confirmada poco después por el astrónomo estadounidense Edwin Hubble y en su honor se puso nombre al famoso telescopio espacial. La Astrofísica moderna nos descubre un inmenso Cosmos en expansión plagado de galaxias (75% de ellas espirales) e innumerables estrellas y macro-distancias casi incomprensibles para nuestra mente… Una “Energía Oscura” que comprende el 72% de todo el Universo frente a una “Materia Oscura” que constituye ya sólo el 23,4% y una “Materia Normal” o “Bariónica” de sólo el 4,6%… Las galaxias visibles constituyen el 5% de la masa del Universo… Galaxias que se alejan unas de otras… Parece que nos vamos quedando solos en el grandioso Universo Expansivo henchido de Energía Oscura y antes pleno de luminosidad galáctica… Y nos preguntamos ¿qué sentido o significado tiene todo esto? ¿No es algo incomprensible? Al final ¿no nos quedará más remedio que intuirlo? ¿Por la intuición alcanzaremos la trascendencia cósmica?IMG_0802
En el cuadro “Cosmogonía” el personaje que lo contempla -en el ángulo inferior izquierdo con respecto al espectador- es el pequeño planeta Tierra en que habitamos, nuestro refugio y hogar en ese inmenso Cosmos explosivo… Desde nuestro pequeño planeta no es visible todo este Cosmos, ni con el telescopio Hubble y sus sucesores ni con los más sofisticados radiotelescopios. Así pues el Cosmos Total o los Multi-cosmos posibles tendremos que intuirlos de alguna manera. Quizás, como indicábamos, tenemos que tratar de intuir ese otro “Espacio Pandimensional” o esa otra Dimensión Especial y Espacial, pero desde una perspectiva espiritual, aún siendo “materiales”, “físicos”, aunque regidos por otras leyes distintas a las del mundo que conocemos y experimentamos.
El cuadro nos presenta multitud de imágenes de distintas formas y colores con significado aparentemente conocido y otras aún desconocido. Así vemos un supuesto “agujero negro” que parece “absorber” o más bien expulsar material estelar -o multitud de estrellas o galaxias- que se conecta con un alejado punto central blanco o supuesto “agujero blanco” con estructura en forma de “tela de araña”, a su vez conectado con otro agujero blanco al margen del cuadro. Curiosamente y paradójicamente la “materia oscura no bariónica” colapsa en estructuras filamentosas (“filamentos cósmicos”) semejantes a una red o tela de araña. Es posible intuir infinidad de conexiones dentro del Cosmos, aún a distancias incalculables… O quizás la conexión -“el cable conector”- sea a través de la luz o de la energía visible e invisible… Quizás la Intuición sea una forma de energía no “material”, no “cósmica”, que nos conecta con otros Mundos y otras Dimensiones.
La imagen estrellada y explosiva, cerca de la Cara de la Tierra contempladora del cuadro, puede simbolizar el “Big Bang” o “Gran Explosión” como comienzo del Cosmos o uno de los Universos posibles; aunque pudiera ser, también, el estallido de una Gran Estrella o Supernova. O simbolizar la Luz que se expande y que viene a iluminar nuestro diminuto Planeta Azul. Puede simbolizar de nuevo la Intuición existente en el Cosmos…
Las 7 Esferas de la diagonal son de diferentes colores y morfologías. Se pueden intuir muchos supuestos: nebulosas expansivas, galaxias, planetas extraños, algunos “espectrales” que parecen se van a evaporar… Otros como un Centro Estelar de color marrón claro con anillos circundantes; una especie de galaxia de Color Rojo intenso que parece girar como un fuego arrollador-abrasador… En 2009 a través del telescopio Hubble se descubrió un exoplaneta “waterworld” alrededor de una estrella enana roja a 40 años luz de la Tierra y de 2,7 veces el diámetro de ésta. Presentó un sugerente color azul como la Cuarta Esfera del cuadro. También llamó la atención una imagen azulada en 2010 captada por el Hubble de una probable colisión entre dos asteroides (P/2010 A2) muy semejante al posible asteroide azul que aparece en el cuadro por debajo de la Tercera Esfera o Esfera Solar. Parece ser que el impacto entre ambos ocurrió en el cinturón de asteroides un año antes: entre febrero y marzo de ¡2009! Aunque los astrónomos piensan también que puede ser el efecto de la presión radiactiva del Sol sobre un pequeño asteroide que le provoca pérdida de masa y la forma de un cometa con cola ¡azul!… ¿Coincidencia accidental? ¿Premonición? O mejor: ¡Intuición! ¡Por cierto, la Cuarta Misión del telescopio espacial Hubble se inició en mayo de 2009: “The Cosmic Origins Spectrograph”! ¡A finales del 2009 se descubrieron más de 400 planetas extrasolares o exoplanetas!
Igualmente llama la atención en el cuadro un “Estallido Central” en color verde-amarillo que quiere coger el protagonismo de la pintura. Viendo, tiempo después de pintar el cuadro, un reportaje sobre el Universo me encontré con una imagen muy parecida. De este estallido verdoso-amarillento sale en su parte superior una pequeña imagen esférica que quizás simbolice la formación de una nueva estrella o, quién sabe, un Nuevo Universo o Cosmos. Pegando a este estallido, en su parte superior e izquierda, aparece un estallido semejante pero a menor escala: ¿Una Supernova? ¿Otra galaxia o nebulosa? ¿Otro Cosmos? No sé… Quizás en el cuadro se intuyan formaciones cósmicas diversas: nebulosas, galaxias, materia oscura o ¡clara!, estrellas, “quasars”, planetas, cometas, etc., que no podemos ver o experimentar con nuestros telescopios o medios. Pero lo esencial del cuadro es la intuición de ese otro Cosmos Invisible, esa otra Dimensión especial y desconocida a la que estamos, probablemente, llamados…
Por otra parte si contemplamos el ángulo inferior derecho del cuadro veremos la Séptima Esfera o una especie de Cometa Verde que con su cola apunta hacia la Tierra en el ángulo contrario. En 2014 Terry Lovejoy, un entusiasta australiano de la Astronomía, descubrió un cometa de cola verde (C/2014 Q2) semejante a este del cuadro… Otro cometa verde es el ISON de 2012, quizás también con algún parecido.IMG_0811
Misteriosa y sorprendente es la Primera Esfera marrón, como una margarita, rodeada de una extraña nebulosa roja con una especie de tentáculos… En realidad existe gran variedad de estructuras relacionadas con otras de posible origen cósmico. Así, por ejemplo, podemos ver a modo de dos galaxias verdes o estrellas binarias intercambiándose material, diversas formaciones esféricas multicolor, que a su vez incluyen otras formaciones, galaxias espirales, ovoides, multitud de estrellas, etc. Las estrellas, como luminarias de la oscuridad, aparecen con frecuencia en mis cuadros. Confieso que tengo debilidad por ellas… Posiblemente nos hagan intuir con claridad y brillantez muchas cosas…
Y, en definitiva, intuyamos lo que intuyamos, si no nos queremos “complicar la vida” contemplando “Cosmogonía” (o sin título…) basta –como con el resto de los cuadros- observar los vivos colores y estructuras para deleitarse con ellos.

Creo firmemente en la existencia de Dios basándome en la intuición, en las observaciones, en la lógica, y también en el conocimiento científico“. Charles H. Townes (Premio Nobel de Física, 1964). Inventor del “Maser y Laser” y uno de los directivos del “Programa Apollo” de la NASA.

Y como colofón de una “Cosmología Intuista” podemos concluir – o intuir – que “Lo Inteligente” pudo haber creado el Cosmos (Creacionismo). Pero también el Cosmos o Universo pudo crearse “de la nada, por generación espontánea” – como potente agujero negro – pues la idea de un Dios “no es necesaria para explicar su origen”, como cree Stephen Hawking. Aunque esta “intuición” del “Harry Potter” de la física teórica, no descarta la Presencia de “Lo Inteligente”… ¡Intuimos que en ese “Momento Cero” ahí estaba su Presencia!

¿Charles H. Townes vs Stephen W. Hawking?

¿El creyente y religioso premio Nobel de física frente al ateo y físico teórico?

¿Pueden coexistir un Cosmos “creado” por un Ser Supremo junto a un Cosmos “mágico” surgido de la nada?

Townes no ve incompatibilidad entre lo científico y un Cosmos creado por Dios. Hawking cree que la ciencia se basta para explicar el origen de este Cosmos por generación espontánea sin necesidad de Dios. Pero el físico ateo  – “no hay Dios” – no intuye que esto último no excluye la existencia de Dios en cuya Presencia tiene origen el Universo o Universos posibles…

Se puede ver el video clip “Intuista Cosmology and The Hubble Space Telescope” en la siguiente dirección de Youtube:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s